Esspacio D´ Bebé y Mamá | Contactanos vía Whatsapp (442) 230 0470

Lactancia en los primeros días del bebé

Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos para una lactancia exitosa, es la falta de confianza de que podemos alimentar a nuestros bebés, o sentimos que no los llenamos y tenemos que complementar. Esta falta de confianza no es nuestra culpa, me impresiona escuchar como les dicen a las mamis con sus bebés recién nacidos, (cuando aun no les baja la leche) que tienen que alimentar a su bebé con formula hasta que le baje la leche, esta es la primera causa de la cascada de consecuencias que complica una lactancia exitosa; el calostro, es el primer alimento que baja y es el alimento perfecto y suficiente para alimentar a nuestros bebés los primeros días. Nunca olvidemos que si no fuera suficiente, los humanos no existiríamos en la tierra, pues la fórmula lleva existiendo alrededor de 100 años y nosotros miles.
 
No importa si el bebé nació por parto natural o cesárea, si existe un apego inmediato donde dejemos que bebé se pegue al pechde mamá y empiece a succionar, se iniciará la producción de calostro. Este calostro es sumamente importante, ya que es el alimento que bebé debe recibir. Además es su vacuna para preparar su sistema inmunológico, ya que contiene un alto número de anticuerpos, y es también un laxante natural para que bebé pueda desechar el meconio (sus primeras popós), el cual es producto del líquido amniótico del que se estuvo alimentando en el vientre de mamá.
Debemos de estar atentos cada que bebé haga pipí y popó, pues al ser el calostro un laxante natural, las popós del bebé nos demostrarán que bebé esta comiendo, ya que está permitiendo que ese meconio salga, pero más importante aún es checar que haga pipí. En las primeras 24 horas debemos de checar que por lo menos bebé moje un pañalito de pipí, el segundo día, checar que bebé mínimo moje dos pañales en 24 horas y el tercer día entre 3 y 4 pañales, y a partir del cuarto día mínimo 6 pañales mojados en 24 horas.
Con cada succión las hormonas de mamá empezarán a trabajar de manera mas eficiente para la producción de la leche. Un bebé recién nacido pide comer muy seguido, es probable que se canse y se quede dormido, y al poco tiempo vuelva a pedir. Esto es normal, y hay que darle acceso al pecho de mamá cada vez que el bebé lo pida, esto es conocido como “libre demanda”.
Bebé necesita el mayor contacto posible con sus papás, especialmente los primeros días. Recuerden que estaba en un vientre, donde no tenía frío ni calor, no pasaba hambre, estaba cargado por mami las 24 horas del día, y al nacer todo esto cambia completamente. Está en un espacio donde se puede sentir solo y vulnerable, empieza a tener sensaciones de hambre, frío, calor, y lo que más paz le genera es estar junto al pecho de mamá, escuchando su corazón, oliéndola y reconociéndola  al estar comiendo de su pecho.
Me encantaría decirles que existe un manual el cual podamos seguir todas las nuevas mamás para estar seguras o saber qué esperar los primeros días del bebé, pero no lo hay. La realidad es que cada bebé es diferente, cada situación varía, y no podemos generalizar la conducta en un recién nacido, ya que influyen situaciones como la semana de gestación del bebé, cesárea, parto natural, anestesia, estado de ánimo de la mamá, conocimiento previo, si se presentó alguna complicación en el postparto, etc., una infinidad de situaciones se pueden presentar. Pero lo que sí podemos, es confiar en nuestro cuerpo y en nuestro bebé: “vamos a producir la leche que nuestro bebé necesita”.